Creación de estímulos para el diagnóstico temprano de Autismo mediante eye tracking

Uno de los factores más importantes dentro del desarrollo de cualquier test, sea de diagnóstico, de personalidad o de cualquier otro tipo, es la estandarización. La correcta selección de preguntas en un caso o de estímulos en este que nos ocupa, es el determinante de la validez de dicho test para representar de forma correcta las características de la persona que lo está llevando a cabo.

Así, en los test escritos la estandarización se consigue realizando siempre las mismas preguntas y creando una base de datos de respuestas sobre las mismas. Una vez realizado este ejercicio, se genera una base de datos con las respuestas que permiten establecer o generar una foto fija sobre cómo se distribuye la población en el factor que ese test determinado pretende medir. De este modo, nos encontraremos poblaciones que se distribuyen normalmente (campana de Gauss) u otras que presentan algún tipo de asimetría. Sea la que fuera dicha distribución, lo que nos permitirá esta base de datos, es establecer criterios para determinar que puntuaciones son las que una persona que presenta una patología determinada tiene y qué puntuaciones tiene una persona estadísticamente normal.

Por tanto, mediante la utilización de los mismos estímulos en distintos tipos de muestra poblacional, vamos a poder determinar cuándo las respuestas a un test determinado o, en el caso que nos ocupa, los patrones de visualización de un estímulo determinado indican un patrón de normalidad estadística o de patología. He aquí la importancia de los estímulos (o de las preguntas en su caso) de un test determinado.

Si estamos hablando de un test estandarizado (por lo general ya comercializado) este ejercicio de estandarización lo habrán realizado los autores y ellos mismos nos proporcionarán unas tablas con los criterios para determinar la pertenencia o no de nuestro participante a una dimensión determinada. Dicha estandarización, solo se tendrá que repetir en caso de que el test sea traducido a un nuevo idioma. En ese momento, ha de validarse en esta nueva versión, el test y la población al que se dirige tienen las mismas características que la población original. Si no es así, los autores de la traducción, tendrán que presentar una nueva tabla de referencia que permita ajustar los criterios.

Actualmente, en el ámbito del diagnóstico temprano del TEA dicha estandarización de los estímulos aún no se ha llevado a cabo. Lo que quiere decir es que cada organización que está en estos momentos trabajando con estos equipos, posee sus propios estímulos creados ad hoc. Por tanto, cada set de estímulos ha de ser estandarizado, para poder determinar o delimitar un criterio diagnóstico concreto y específico para los mismos. No podríamos por ejemplo, usar ningún tipo de criterio descrito en alguna publicación reglada a no ser, que poseyéramos exactamente los mismos estímulos que los autores presentaron con exactamente las mismas Áreas de Interés (AOI) dibujadas.

De todos modos, sí que existen artículos que nos guían a través del proceso de creación de dichos estímulos para poco a poco, obtener una serie de vídeos e imágenes que puedan ser validados, estandarizados y por tanto usados, por las distintas asociaciones y organizaciones interesadas, sin que estas tengan la necesidad de tener que generar y evaluar su propio material por sí mismas.

La guía más detallada en este sentido es la presentada por Xuejun Kong, Bryan K., Joel Park y Jian Kong (2017). En la misma, nos proponen una descripción de una serie de estímulos que según los autores muestran indicios de discriminar entre bebés con autismo y bebés que no presentan ninguna sintomatología. De esta forma, estos estímulos pueden ser creados por cada entidad siguiendo unos criterios comunes. Este protocolo de diagnóstico además, tiene una duración de aproximadamente 2 minutos, siendo tanto su creación como su administración muy fáciles y rápidas.

Pasamos así a describir las características que según los autores, se deberían seguir. Cada punto, representa una escena diferente con sus correspondientes áreas de interés.

  • Escena 1a (5 segundos): un vídeo donde se ve una mujer sentada, mirando directamente a la cámara. Una AOI cubrirá los ojos y otra la boca.
  • Escenario 1b (5 segundos): el vídeo enseñará la misma escena 1 pero en este la mujer vocalizará el abecedario. La distribución de las AOI será la misma.
  • Escenario 2a (5 segundos): una figura de puntos representando a una persona caminando (reconocimiento del movimiento biológico) se presentará a media pantalla. En la otra media pantalla, se presentará la misma figura de puntos pero dotada 180º. Se dibujarán dos AOI, una para cada figura.
  • Escenario 2b (5 segundos): se presentará el mismo contenido que en la escena 2 pero invirtiendo las posiciones. Las AOI serán las mismas.
  • Escenario 3a (5 segundos): se presentará un vídeo de un punto moviéndose en círculos en un lado y una mujer vocalizando el abecedario en el otro. Cada parte será un AOI.
  • Escenario 3b (5 segundos): se invertirá la posición de los mismos vídeos del escenario 3a.
  • Escenario 4 (10 segundos): un pato de dibujos animados se presentará desplazándose desde la izquierda a la derecha de la pantalla. Este será seguido de un helicóptero moviéndose desde la parte superior del monitor a la parte inferior. Los dos dibujos serán una AOI.
  • Escenario 5a (5 segundos) la imagen de un ventilador al lado de la cara de un bebé será presentado. Cada una de las imágenes será una AOI.
  • Escenario 5b (5 segundos): se invertirá el orden de las imágenes del escenario 5a.
  • Escenario 6 (10 segundos): un conjunto de objetos aparecerá en pantalla. La mitad de ellos tienen que ser objetos de alto interés como trenes, aviones, …) y la otra mitad de bajo interés (ropa, muebles, comida, …). Cada uno de los objetos será una AOI.
  • Escenario 7 (25 segundos): una mujer aguantando una tablet va a aparecer. Mirará unos segundos primero hacia la cámara para luego desviar su mirada a la tablet. En ese momento, la tablet se encenderá y aparecerán varias figuras moviéndose. Después de unos segundos, la persona apagará la tablet y mirará de nuevo a la cámara. La cara de la modelo y la tablet serán las dos AOI de esta escena.
  • Escena 8a (10 segundos): la cara aislada de una mujer se presentará en el centro de la pantalla. Después de unos segundos de mirar a la cámara, desviará la mirada hacia un lado. La AOI serán los ojos de la persona.
  • Escena 8b (10 segundos): igual a la escena 8a pero la modelo mirará hacia el otro lado.
  • Escenario 9a (5 segundos): dos videos, uno de una mujer con una cara triste y otro con una cara neutra se presentarán uno al lado del otro. Cada una de las caras será una AOI.
  • Escenario 9b (5 segundos): idéntico al escenario 9a pero cambiando de lado los dos vídeos.
  • Escenario 10a (5 segundos): idéntico al escenario 9a pero con una cara alegre y una neutra.
  • Escenario 10b (5 segundos): idéntico al escenario 10a pero cambiando de lado los dos vídeos.

Es importante recordar que estos estímulos aún no han sido validados con lo que pueden algunos de ellos funcionar mientras otros puede que no resulten discriminantes. Además, es importante tener en cuenta que como decíamos al principio, una vez creados dichos estímulos, habrá que realizar un ejercicio de recolección de datos para generar una base de registros que nos permitan establecer estadísticamente las propiedades psicométricas de cada uno de los ítems utilizados.

Bibliografía
Kong, J., Wang, B. K., Park, J., & Kong, J. (2017). Introduction of a New Video-Based Eye Tracking Paradigm for Early Detection of ASD. North American Journal of Medicine and Science, 10(4).